Manolo y Venancio

consumo
  • p/p
Altavista, Calzada Santa Catarina 207
telefono
7158 3639
pagina web
horario
L - D  01:30 a 22:30 hrs.

SERVICIOS

  • Estacionamiento
  • Television
  • Bar
  • Servicio de Buffet
Reseña:
Redacción

Manolo y Venancio. Lugar íntimo y desenfadado

El lechón llega a manos del chef y éste necesita de cuatro días para prepararlo. Un baño de aceite de oliva, ajo y especias marcan el comienzo del ritual en el que cada detalle determina el sabor final de la carne. Cuando todo está listo, una guarnición de papas y pimiento brindan mayor color al plato.

Uno de los platillos tradicionales de Castilla es el “cochinillo o asado de lechón” que puedes degustar en Manolo y Venancio, uno de los restaurantes con influencia española de la Ciudad de México.

 El restaurante, creado hace dos años, es de formato íntimo. Como explica el director de operaciones, Jorge Cascajares: “Queríamos tener un lugar un poco más pequeño, donde pudieras tener a las personas más cerca”. 

Así lograron recrear el estilo de los nuevos restaurantes de España: “un poco informales, desenfadados y con platos no tan tradicionales”.  

Al entrar, además del aroma de la comida,  llaman la atención los cochinitos blancos y negros que adronan las paredes, los cuales fueron diseñados por Miguel de la Torre complementando el concepto de Manolo y Venancio.

Si te interesa comprar uno de ellos  están a la venta por 3 mil 500 pesos.  El menú incluye desde la tradicional paella hasta cochinillo o pulpo a la “semi gallega” —preparado con polvo de jamón serrano en lugar del tradicional pimientón—. 

Si prefieres algo dulce,  el pan con chocolate es una buena opción y, si no eres amante de las carnes rojas, puedes probar los “corazones de lechuga con anchoas”, una especie 

de ensalada pero mucho más vistosa. Los costos de los platillos van desde los 100 pesos y puedes pedir la carta de vinos para acompañar. Entre su variedad destacan los tintos del que destaca el mazarredo, con graciano, mazuelo y garnacha . 

Degusta un lechón